La célula

La célula es el organismo más pequeño con vida propia. Por sí misma es capaz de nacer, crecer, reproducirse y morir.

Existen multitud de seres vivos que son una única célula. Aunque nos resulte sorprendente, éstos representan la inmensa mayoría de los seres vivos que pueblan actualmente la Tierra.

Los seres vivos que nos resultan familiares están constituidos por un conjunto de células, no obstante, no debemos olvidar que estos organismos pluricelulares proceden de una única célula en el origen de su vida.

El tejido epitelial

En los organismos pluricelulares las células se especializan y agrupan formando tejidos. Un conjunto de células especializadas forma lo que denominamos “tejido epitelial”, o simplemente piel.

El tejido de nuestra piel está compuesto por millones de células que tienen un ciclo vital muy corto. Aunque no seamos conscientes de ello, cada minuto del día perdemos aproximadamente entre 30.000 y 40.000 células muertas de la superficie de nuestra piel. Esto no debe preocuparnos ya que nuestra piel está regenerándose constantemente, de hecho, antes de un mes se habrán renovado todas las células que la forman.

Como organismo vivo que es, la célula necesita respirar, nutrirse (comer) e hidratarse (beber). Para que el “tejido epitelial” (la piel), luzca en todo su esplendor debemos procurar que, cada una de las células que la componen, realicen de la mejor manera posible estas tres funciones vitales.

Pero hay otro aspecto que debemos tener en cuenta para determinar los cuidados que nuestra piel necesita: El proceso de regeneración celular de la piel. De ese proceso trataremos en el próximo artículo.

Regeneración celular de la piel

 

Ayúdanos a mejorar:

Comenta nuestros artículos.

Danos sugerencias.

Comentarios   

 
0 #1 fbscaumgcq 20-07-2014 01:39
btuyzbmpfqspevd upt, jxycsxmonl , zmsjsctdyq, www.dipqdpilqj.com/ jxycsxmonl
Citar