Durante la infancia y la juventud adquirimos hábitos alimentarios, principalmente los que se tienen en casa; pero también recibimos influencias por parte de la escuela, los amigos, los medios de comunicación, etc.. Ahora bien, ¿son esos hábitos adquiridos los más adecuados para disfrutar de una vida saludable? Probablemente no, por lo tanto, deberíamos detenernos, examinar nuestras costumbres y si es necesario, cambiarlas.

Es necesario cultivar buenos hábitos alimentarios.

Para realizar ese examen, deberíamos tener un conocimiento básico del valor nutritivo de los alimentos, y de las necesidades nutricionales de nuestro organismo.

Para estar sanos es fundamental una buena alimentación diaria, pero solo la podremos lograr, conociendo el valor nutritivo de los alimentos y sabiéndolos combinar. Prácticamente todos los alimentos, tienen nutrientes y compuestos útiles o valiosos, pero si no se toman en la proporción y momento adecuados también pueden resultar perjudiciales.

Además de conocer las propiedades de los alimentos, también tenemos que conocer las necesidades de nuestro cuerpo; no solo las que tienen que ver con la alimentación, también otras necesidades físicas y emocionales.

Se requiere ejercicio físico para que nuestro cuerpo responda adecuadamente.

Según un informe, España es el primer país europeo en cuanto a tasa de inactividad física por habitante y no parece que esta situación vaya a mejorar. Los niños cada vez dedican menos tiempo a realizar deporte, prefieren ocupar su tiempo libre en ver la televisión o jugar con el ordenador.

Está demostrado que el sedentarismo supone un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades. Una vida físicamente activa, en cambio, produce numerosos beneficios, tanto físicos como psicológicos.

Por eso, también deberíamos reflexionar en nuestra actividad física habitual. Y, para saber si esa actividad es suficiente, deberíamos conocer la cantidad de actividad que nuestro cuerpo precisa.

Nuestro cuerpo es una máquina maravillosamente diseñada, pero si no la cuidamos, irá deteriorándose y perderá su funcionalidad. El tiempo que dediquemos a conocer su funcionamiento y proveer los cuidados necesarios, será sin duda, un tiempo bien empleado.

En el próximo artículo consideraremos un problema muy extendido que demuestra la necesidad de cultivar buenos hábitos.

Sobrepeso y obesidad: ¿Cómo conseguir el peso ideal?

 

Comentarios   

 
0 #1 Carmelo 26-06-2015 17:28
Do you have a spam issue on this website; I also am a blogger,
and I was wondering your situation; we have created some nice procedures and we aare looking to traqde methods with other
folks, please shoot me an emaiil if interested.

Feel free to surf to my web blog ... como agrandar ell pené (modules.apache.org)
Citar