Dispuesto a confeccionar una dieta equilibrada empecé a buscar información. El planteamiento parecía bastante sencillo. Primero haría una lista con las necesidades a satisfacer: vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono y grasas. El siguiente paso sería confeccionar otra lista con lo que aporta cada alimento. Finalmente, solo sería cuestión de confeccionar menús diarios, combinando alimentos que, en conjunto, aportaran todos los nutrientes necesarios en su debida proporción.

 

Manos a la obra

Encontrar una lista con la cantidad diaria recomendada de las diferentes vitaminas no resultó difícil. Con los minerales fue mas complicado, pues, la cantidad diaria recomendada de algunos minerales, depende de factores como la edad, el sexo, la actividad física y otras circunstancias. Y, en el caso de otros minerales, no está establecida la cantidad mínima diaria recomendada.

En cuanto a determinar la cantidad de proteínas, hidratos de carbono y grasas, para una dieta saludable, la cosa se complicó mucho más. Había diferentes criterios, dependía de más factores y era más difícil determinar las necesidades particulares.

Lo de hacer una lista de alimentos con lo que aporta cada uno, resultó una tarea imposible. ¿Qué alimentos incluir? No se puede generalizar, cada fruta, legumbre, cereal, etc. tiene su propia composición. Las carnes difieren entre ellas, no solo según del animal que provengan sino entre las diferentes partes del animal. No podemos decir carne de cerdo sino chuleta, lomo, solomillo, costilla, pies, etc.

La preparación de los alimentos también altera sus propiedades; fruta pelada, sin pelar, en zumo, recién exprimido, conservado; verdura cruda, cocida, en conserva, congelada; carne frita, cocida, a la plancha. La lista sería interminable.

Pero eso no es todo, aún suponiendo que tuviera la paciencia de confeccionar esas lista … ¿Te entretendrías luego en examinar tantísima información, día tras día, para decidir un menú equilibrado adaptado a tus necesidades particulares?. Y, por otra parte, ¿cómo sabes cuales son tus necesidades particulares?.

Hay que buscar otra solución

La realidad es que no queremos complicarnos la vida con tablas y listas interminables, estar confeccionando dietas estrictas difíciles de seguir, ni estar siempre pendientes de cantidades, pesos y medidas. Parece que la única solución es ponerse en manos de un especialista, pero… esa solución puede resultar muy cara.

Sería mucho más práctico adquirir unos hábitos, unas costumbres, que nos permitieran disfrutar de una vida sana sin demasiado esfuerzo. ¿Es posible alcanzar esa meta?

Ya hemos visto que lo principal es que nuestra dieta sea variada, también hemos mencionado la variedad de alimentos que debe incluir nuestra dieta, y, que no hay ninguna necesidad de comprar alimentos caros.

Lo que nos falta es, saber en qué cantidad y proporción debemos combinarlos. ¿Hay alguna forma sencilla que nos permita determinar si estamos consumiendo la cantidad adecuada de los distintos alimentos? ¡¡Claro que sí!! Solo tenemos que mirarnos en un espejo. Si estamos sanos y dentro del peso normal, entonces, nuestra dieta es adecuada.

¿Qué ocurre si ese no es nuestro caso? Evidentemente nuestros hábitos alimenticios no son adecuados y deberemos hacer cambios. ¿Qué cambios? Recuerda que lo que queremos conseguir es: “adquirir unos hábitos que nos permitan disfrutar de una vida sana” por lo tanto, no se trata de tomar medidas drásticas, sino, hacer cambios que nos encaminen a alcanzar el peso ideal. De eso tratará el próximo artículo:

¿Cómo alcanzar el peso ideal?

Comentarios   

 
0 #1 Indira 13-05-2014 12:59
Buenas noches me ha encantado tu explicacion, llevaba
mucho oportunidad buscando asesoría sobre el tema y no la he encontraba por ninguna web, te doy mi más sincera enhorabuena
porque sé el tiempo que lleva hacerlo y te has ganado un seguidor mas de tu blog.

Un saludo

Feel free to visit my website; Camila
Citar